LA LEY DEL OLIVAR Y LA NUEVA PAC A DEBATE

 

El acto tuvo lugar en el Museo del Olivar y el Aceite de Baena el día 12 de enero, iniciándose con una presentación de parte del Delegado Provincial de Agricultura de la Junta de Andalucía, Francisco Zurera,  acerca de los contenidos y desarrollo del Proyecto de Ley del Olivar, primera norma dedicada específicamente a un cultivo por parte de una administración autonómica.

A continuación, diferentes invitados manifestaron sus puntos de vista acerca de la propuesta de la nueva Política Agrícola Comunitaria. El Secretario Provincial de UPA, Miguel Cobos, subrayó como prioritario el mantenimiento del presupuesto, la regulación de los mercados, la negativa a que se produzcan trasvases entre regiones o sectores, la política de concentración de oferta e invitó a los agricultores a servirse igualmente de las ayudas de la política de desarrollo rural.

El Secretario Provincial de UAGA-COAG, Francisco Garrido, dibujó un escenario de previsibles cambios profundos como la desaparición de los derechos históricos, la merma del presupuesto, la redistribución de ayudas con nuevos países y agricultores o la competencia entre Comunidades Autónomas. Abogó por demandar a las políticas públicas una apuesta por la eliminación de las trabas a los agricultores, una contribución decidida a la mayor transparencia del mercado, así como apoyo a las iniciativas de concentración que el sector debe abordar, posibilitando igualmente medidas de regulación de los mercados.

El Presidente Provincial de ASAJA, Ignacio Fernández de Mesa consideró deficiente la definición que del  olivar tradicional hace la Ley del Olivar, destacando como la nueva PAC anuncia un escenario que conducirá a su desaparición, denunciando una previsible caída drástica de la cuantía de las ayudas, así como una incoherencia y desconocimiento de la realidad de la agricultura por parte de quienes definen la política agrícola comunitaria. Por el contrario expuso algunas ideas respecto a las verdaderas necesidades de la agricultura en este momento, que pasarían por apoyar la integración de los agricultores, fomentar la unión de las cooperativas, abordar la problemática de la erosión, apostar por la investigación y la transferencia. Mostró su oposición a una política agrícola “verde” así como a la Ley del Olivar a la que ASAJA considera como innecesaria, echando en falta en cambio tomas de decisiones acordes a las necesidades.

El profesor de la Universidad de Jaén, Juan Vilar, centró en la caída del presupuesto y los necesarios ajustes de distribución, la gravedad de una situación que nadie anticipaba hasta 2013 pero que la bajada de precios ha adelantado en varios años. En su opinión ha llegado la hora de comenzar a hacer pues obviamente habrá una reducción de las ayudas, por medio de una acción directa desde el sector en aspectos tales como la calidad, la seguridad agroalimentaria, la concentración e integración vertical y el incremento de la formación.

Por último, el catedrático emérito de la Universidad de Córdoba, Luís Rallo vaticinó que con reducción de presupuestos, Europa no hará una revolución con la nueva PAC, recordando como en 2003 ya un 65% del olivar andaluz era insostenible a mejores precios de mercado que los actuales. Pidió unidad ante las próximas negociaciones en aquello que une a los diferentes actores, en particular demandando el mantenimiento de la actual ficha presupuestaria así como el principio de subsidiariedad. Anotó algunas sugerencias ante un escenario de flexibilización en el que se situarían tres tipos diferentes de sistemas de olivar en Andalucía. Un primero “marginal” de olivar de sierra al que no salen las cuentas ni con ayudas, presente en territorios donde esta actividad fija población y donde sea por criterios ambientales o socioeconómicos la ayuda es imprescindible para el mantenimiento del cultivo. Un segundo tipo abarca a un olivar tradicional potencialmente productivo pero de altos costes, que precisa de una demarcación razonada y el vínculo de las ayudas a su progresiva modernización. Finalmente un olivar intensivo y superintensivo donde incluso en los actuales precios hay muchas explotaciones que obtienen beneficios por lo que las ayudas no son prioritarias.

Las participaciones del público asistente reconocieron las dificultades de competir con agriculturas de países que no guardan igualdad de condiciones laborales, ambientales o de seguridad alimentaria que el nuestro, demandando a la administración una rígida postura ante esta competencia desigual. Igualmente hubo quien señaló la importancia de la Ley del Olivar por propiciar una reflexión sobre el cultivo del olivo, base que debe permitir profundizar en medidas más concretas desde esta generalización, no faltando quien aludiera entre el público al desconocimiento del aceite de oliva que permanece entre buena parte de los potenciales consumidores y en numerosas comunidades autónomas.

Documentos de interés sobre el olivar andaluz:

EL OLIVAR ANDALUZ (2002) Junta de Andalucía. Unidad de Prospectiva

– EL OLIVAR ANDALUZ (2002). ANEXO

Anuncios
Esta entrada fue publicada en OLIVAR TRADICIONAL, RECURSOS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s